Nuestra Historia

IDENTIFICACION DE LA COMUNIDAD – HIJAS DE MARIA AUXILIADORA

Somos una familia religiosa nacida del corazón de San Juan Bosco y de la fidelidad creativa de Santa María Dominga Mazzarello. Don Bosco eligió el nombre de Hijas de María Auxiliadora porque nos quiso como un monumento vivo de agradecimiento a la Virgen. Él tuvo la opción de fundar una institución a favor de las jóvenes por la instancia de varias personas y por la constatación del estado de abandono y pobreza en el que se encontraban muchas muchachas de su época.

El Colegio  María Auxiliadora de La Ceja, pertenece a esta la provincia Santa María Mazzarello, de Medellín de las Hijas de María Auxiliadora, es un establecimiento educativo de carácter privado y católica, orientada por los principios educativos de la Iglesia, el SISTEMA PREVENTIVO de San Juan Bosco y Santa María Mazzarello, la Constitución política de Colombia y  la Ley 115 o Ley General de Educación y sus decretos reglamentarios.  Presta el servicio de FORMACIÓN INTEGRAL en los niveles de TRANSICION, BÁSICA Y MEDIA a población de carácter femenino.

Según la organización administrativa de la Secretaría Departamental de Educación y Cultura del Departamento de Antioquia.

El Colegio María Auxiliadora de La Ceja fue fundado el 29 de enero de 1912.

El 5 de octubre  de 1.911 el Señor Arzobispo de Medellín Monseñor Manuel José Caycedo visita la Casa Taller de Medellín y pide a la Madre Inspectora Octavia Bussolino (quien se encontraba de visita en dicha comunidad), abrir un colegio en La Ceja.

Ante la insinuación del Señor Arzobispo, la Madre visitó La Ceja el 12 de octubre de 1911 y conoció el sitio de la casa.

En las vacaciones de noviembre, las Hermanas: Concepción Ospina, Dolores Castañeda, María Tognella y las niñas de la Casa Taller, fueron a pasar allí las vacaciones, haciendo el viaje a pie o a caballo, cuyas cabalgaduras llegaron enviadas desde La Ceja el día anterior, pero no eran suficientes para el número de viajeras. El viaje fue largo y extenuante, la noche se acercaba y la población estaba distante, les parecía no llegar. De repente se oyó el tropel y el resonar de alegres voces. Era un grupo de matronas de La Ceja, entre ellas dos señoras: Sofía E. de Piedrahita y Virginia Llano, que montadas en sus caballos, venían al encuentro de las Hermanas. Hubo entusiasmo y alegría; las Hermanas y las niñas montaron  todas a caballo. Llegó la caravana en alegre cabalgata a la población, ya entrada la noche.

La casa era de uno de los señores más ricos, bien amoblada y cómoda, abrió sus puertas para recibir a las Hermanas y a las niñas. La sociedad se puso a la orden de la pequeña comunidad. Las jovencitas y las niñas formaban una romería, todas querían conocer y tratar a las Hermanas. El círculo social más distinguido ofreció su colaboración, pidiendo la matrícula para sus hijas.

La semilla aún sin ser arrojada al surco ofreció su primer fruto: la Señorita Genoveva Vélez, perteneciente a una de las principales familias, al terminar el veraneo, ingresó a la comunidad. Ella fue el primer eslabón de la preciosa cadena de vocaciones que ha dado La Ceja.

El 29 de noviembre regresó la caravana a Medellín. Las bases para la fundación estaban echadas.

La fundación tuvo lugar el 29 de enero de 1912; fue promovida por el Señor Presbítero Don Jesús María Piedrahita coadjutor de la Parroquia Nuestra Señor del Carmen, por insinuación del ilustrísimo Señor Caycedo, arzobispo de Medellín.

Las hermanas se instalaron en una modesta casa, desprovista de muchas cosas. El 5 de febrero se iniciaron las clases con 54 niñas, todas deseosas de estudiar, a pesar de las múltiples dificultades por la falta de útiles y textos de estudio. Se abren dos secciones según el grado de instrucción.

Las Hermanas fundadoras fueron:

Directora: Sor Belén Posada

Maestras: Sor Elena Álvarez – Sor Dolores González

El 10 de abril llegó la primera niña  interna: Lucrecia Ramos.

La casa que ocupaban debieron entregarla al finalizar este primer año, por haberse vencido el arriendo. Con diligencias y trámites del Padre Piedrahita y de la junta de padres de familia, se trabaja para conseguir la que había legado Monseñor Isaza para la escuela de niñas; a pesar de haber opositores en el Concejo Municipal. Con esta dificultad se inicia el año 1913, debiendo tomar otra casa en arriendo, mientras les entregaban la del municipio, hecho que se dio el 6 de mayo, día que fijaron las Hermanas para la bendición de la casa y la capilla.

El curso preparatorio dirigido por Sor Elena Álvarez había aumentado.

Especial fue la llegada de la estatua de María Auxiliadora, donada por la señora Elisa Jaramillo de Ramos. Fue bendecida en la Parroquia y llevada procesionalmente a la casa de las Hermanas el 16 de noviembre, en la clausura del año escolar, que constituyó un gran acontecimiento para la población por el programa presentado con 13 puntos, en una academia muy bien preparada.

En el mes de abril de 1914 fue la visita de la Hermana Honorina Lanfranco (fundadora de los Preescolares en Colombia), aprovechó para reunir a los padres de familia y a 10 caballeros que vinieron a saludarla, a quienes les agradece y pone a consideración la posibilidad de llevarse las Hermanas, pues la casa no es suficiente, debería tener mayor capacidad, al menos para cinco Hermanas, además el Colegio estaba produciendo muy poco. Las alumnas entre escuela y colegio eran sólo 78. Le parece que deben pedirse las escuelas del gobierno, para ser regentadas por las Hermanas. Llegaron a la conclusión de formar una comisión que se entendiera con el Concejo, para conseguir, además, que la casa tuviera arrendamiento por más tiempo.  Los señores Juan P. Bernal, Carlos Vieira, Emiliano Ángel, Daniel Jaramillo y Félix María Botero, fueron enfáticos en no dejar ir a las Hermanas, en cambio debía darse empuje a la obra salesiana.

En el mes de noviembre se creó una escuela, cuya dirección le fue dada a Sor Anita Samudio. Además el Concejo inició la construcción de dos salones de clase. La matrícula había subido a 94 niñas. Las clases iniciaron el 11 de enero.

Nueva Directora para 1915 era Sor Rosa Pérez. El colegio se abrió en la misma casa, pero la escuela comenzó a funcionar en los nuevos salones.

La bendición de la capilla fue el 23 de mayo. Todo era nuevo y construido por el municipio. Estrenaron el sagrario y la custodia. Hubo discurso del alcalde Benjamín Bernal y del Padre Piedrahita.

Las niñas matriculadas para 1916 fueron 222. En 1917 253: 56 en el colegio y 199 en la escuela.

En 1919 debieron acudir a los señores Juan Pablo Bernal, Julio Botero y Braulio Mejía, diputados a la asamblea por La Ceja, pues les bajaron en un 50% la subvención que el colegio recibía, y las estudiantes habían aumentado.

Con motivo del primer centenario del nacimiento de Monseñor Isaza, la casa que él había dejado para la escuela, fue entregada a las Hermanas, para el colegio. Con esta misma perspectiva inicia como Directora de la casa en 1921 Sor Amelia Zorzi. Sin embargo los sueldos siguen rebajados y las niñas siguen aumentando.

En 1922 las Hermanas se reparten así: una para el jardín de infancia, tres para la escuela, con cinco cursos, Dos para el colegio, que cuenta con los cuatro cursos superiores.

Madre Pierina Bonetti, Superiora Provincial, en su visita el 17 de febrero, sugiere que los cursos superiores se dividan en I y II preparatorio, y en I y II Normal.  Las ayudas pedidas comienzan a llegar para arreglar el colegio, logran construir el teatro y lo estrenan en el mes de agosto.

La fiesta de María Auxiliadora  de 1923, cuentan con la presencia del Señor Arzobispo  de Medellín y con los Inspectores de educación para la escuela y el colegio, quienes se van muy satisfechos y admirados de la calidad del trabajo en la educación de las niñas.

En el mes de noviembre se les propone unir en un solo local la escuela y el colegio, teniendo así la posibilidad de una sola casa para las Hermanas y la de abrir un internado. El municipio regala $1.500  para comprar un terreno contiguo a la escuela,  de modo que más adelante se pueda construir la casa para las Hermanas y el colegio. Se pide que las Hermanas tengan las otras escuelas para evitar rivalidades entre las niñas.

En 1924 regresa como Directora Sor Rosa Pérez. En octubre reciben la visita del Gobernador de Antioquia y  le plantean la posibilidad de ampliar la escuela. En 1926 consiguen, con la ayuda del Señor Ricardo Maya un terreno para tal fin, y el 19 de agosto de 1927, con la autorización del Señor Gobernador, hacen un préstamo para la construcción.

Son 270 niñas en la escuela y 64 en el colegio, además del jardín infantil a cargo de Sor Virginia Rossi.

Directora en 1928 es Sor Tulia Vargas.

El jardín infantil que habías sido abierto en 1918, debió ser cerrado en 1931por orden de la instrucción pública. Quedaban cinco secciones en la escuela. Se ha abierto una escuela para las jóvenes del servicio doméstico  con 100 muchachas.

El número de niñas en 1932 es de 458 en la escuela, en el colegio,  64 y hay 8 internas. La Directora es Sor Emelina Rojas.

A la distribución de obras en 1933, se agrega la “Dopo Scuola” Después de la escuela), en la tarde, para atender a 35 niñas. Lo demás es así: externas, 58. En la escuela pública, 420. Oratorio festivo y parroquial, 650. Escuela festiva, 56, con programas de alfabetización. Exalumnas, 220.

Comienza a funcionar el restaurante escolar a partir de 1935 para 100 niñas.

La Directora de la casa recibió en 1936, nombramiento oficial como Directora del colegio.

La primera junta de padres de familia se constituyó el 31 de mayo, quedando conformada por los señores: Cándido Uribe L. Juan Pablo Bernal y Camilo Orozco. Los suplentes: Rogelio Botero, Obdulio Vélez y Juan Pablo Vélez.

En el mes de enero, de manera extraña,  surge un problema con el Concejo del municipio: Hubo orden de presentarse a exámenes todo el profesorado que quisiera continuar en la enseñanza. Los Hermanos Cristianos que trabajaban en La Ceja no quisieron presentarse, por lo cual el concejo le retiró a las Hermanas la ayuda en becas, pues al no seguir siendo la obra de los Hermanos, oficial, por la no presentación de los exámenes no podían sostenerse.

Las Hermanas se vieron obligadas a cancelar la matrícula para el año 1937, los padres de familia apelaron al Concejo municipal, el mismo Presidente de éste se presentó a matricular a su hija y autorizó abrir matrículas a finales de enero. Siendo el año de la celebración de las Bodas de Plata del colegio, les arreglaron el patio para el 24 de mayo, donde se bendijo la imagen de María Auxiliadora, que quedó en el patio principal del colegio.

El 1° de julio reciben la visita del Director y del Inspector de Educación Pública, con el alcalde, para ver la organización del colegio y hablar sobre la fundación de la escuela complementaria que se proyectaba.

El 16 de agosto aumentan el cupo de la “Sopa Escolar”, beneficiando a 20 niñas más y para que los niños de los Hermanos cristianos tuvieran derecho, se les pide responder por el cuidado de la huerta.

Directora para 1938 es Sor María Robayo.

En 1939 se abre otro apostolado: la Acción Católica, que se inaugura en el pueblo, también para las niñas del colegio.

No faltan las visitas de los Inspectores de la Normal, quienes dan magníficos informes.

En 1940 se gradúan las tres primeras niñas con el título de Instrucción Suficiente. El 4  de diciembre se registra la primera muerte de una virtuosa alumna: Blanca Chica del II curso de Normal, a causa de una desconocida enfermedad. En 1941 muere la primera exalumna: Elvia Botero, antes de cumplir los 22 años.

A partir del 14 de noviembre, han de presentar sus exámenes de Normal para recibir el título: Cecilia Ramírez, Rosa Elena Ángel, Cecilia de los Ríos y Pastora Cardona.

Directora en 1944 es Sor María Concha. En 1946 el colegio tendrá 4° año de Normal. Este año las exalumnas abren un costurero los jueves en la tarde, para ayudar a los niños damnificados de la II guerra mundial.

En 1947 también se da la modalidad académica del Bachillerato, hasta 4° año.

Las obras se configuran así en 1948: Internas, 12.  Externas, 75. En el Kínder, 50. Escuela con 304 alumnas, Oratorianas ,150  y Catecismo Parroquial, 800, en el que colaboran 24 catequistas.

Se abren en 1949, con Sor Cecilia Jaramillo como Directora, los cursos 1°, 2° y 3° de comercio.

En 1952 la Directora es Sor Dolores Abad. Una nueva casa se proyecta en La Ceja: el Aspirantado. Fue bendecida la primera piedra el 30 de agosto. En esas vacaciones 60 Hermanas, hicieron un curso de pedagogía en la sede del aspirantado, dictando clases de Pedagogía, Sistema Preventivo, Inglés, Matemática y Castellano; lo terminaron el 31 de diciembre.

Eran aprobados por Resolución 1623 del 23 de noviembre de 1951, los estudios de los tres primeros cursos del Bachillerato.

En 1955 se abrió oficialmente el Aspirantado (en el edificio que actualmente ocupa el colegio).

El 6 de junio de 1956, por Resolución 1623, eran aprobados los cuatro cursos de Normal Superior, y la Resolución 5626 del 1° de diciembre de 1962, amplió la  aprobación, desde los cursos 3° a 5° de Normal.

En el mes de junio de 1957 se crea la Diócesis Sonsón Rionegro, de la que depende La Ceja. Su primer Obispo fue Monseñor Alberto Uribe Urdaneta.

Un fuerte sismo muy sentido en La Ceja, el 1° de agosto avería la escuela. Mientras el Concejo decide qué se puede hacer, las niñas siguen recibiendo las clases en los salones que pueden ser utilizados, y en las casas de algunas familias que quisieron colaborar. Recibe el Concejo un terreno donado por la Señora María Josefa Marulanda; allí se comienza a construir la escuela que llevará su nombre, a donde se pasaron las Hermanas en 1965, y donde trabajaron hasta el año 2006, que dejó de estar regentado por las Hermanas.

A finales del mes de agosto del año 1993, las Hermanas que trabajan en la escuela dejan de vivir en el colegio María Auxiliadora (en su actual sede) y se van a  una casita en el centro de la población: “Casa Laura Vicuña”, ubicada en la carrera 20. En los años anteriores debían hacer el viaje desde la vereda “El Tambo”, lugar donde funciona hoy el colegio, a donde se trasladó, cuando el Aspirantado fue llevado a Medellín.

En el año 1962 se celebraron las Bodas de Oro del Colegio, los días 13, 14  y 15 de agosto.

Por Resolución 2079 de julio de 1963, recibió el colegio la aprobación de los dos ciclos de Educación Media, quedando aprobados los estudios de Bachillerato y  Normal, de 1° a  6°.

Nueva Directora para 1966 es Sor Sara Alvarado, año en que se abre una sección para artesanías. Se cuenta con 9 Hermanas para Secundaria y 3 para la Escuela, que ya funciona desde 1965 en las instalaciones nuevas, con el nombre actual, “María Josefa Marulanda”. Para la clausura son 12 Bachilleres y 33 Normalistas.

Así recibirá la obra para 1967, Sor Sofía Restrepo. Se nombra una coordinadora para la sección de artesanías, y se habla del Bachillerato Básico Laboral.

Una obra nueva había surgido en años anteriores, el Instituto María Medianera, creación del Párroco, para atender a la educación de niñas pobres y dirigido por las Hermanas. En 1968 se entregó a las Hermanas Esclavas de Cristo Rey.

En el año 1970  se aprueban los estudios para identificarse como Escuela Normal Femenina María Auxiliadora, por Resolución 1522.

El local en que funcionaba el colegio en el casco urbano, no era propiedad de  la Comunidad. No obstante funcionaban muy bien la parte académica y formativa. Las circunstancias llevaron a revaluar si seguían en el antiguo colegio o si empezar a pasarse a los locales del aspirantado. Se optó por este último, llevando para el año 1971 los cursos del ciclo Básico, y realizándose también allí los grados de las niñas, hecho que ya se había dado el año anterior con la graduación de 25 Normalistas; acto que revistió gran solemnidad. La Señora Domitila González de Cardona, fue la representante de la Secretaría de Educación, y el Padre Oscar Posada, estuvo entre quienes presidieron el acto.

El 7 de febrero de 1972 se inician las clases en la Normal y en la Anexa. Donde funcionaba la Anexa el año anterior, funcionan este año los cuatro cursos del Ciclo Básico. Los cursos 5° y 6° funcionan en el edificio del Aspirantado.

Para facilitar las prácticas pedagógicas en el Aspirantado, había algunos cursos de la “Escuela María Josefa” en el local que ya estaba para el Colegio, (anteriormente Aspirantado).

En forma transitoria la Normal fue mixta, con pocos muchachos, 5, que son reportados en la Sesión de Grado de 1974, junto a 25 niñas.

En el año 1975 el Aspirantado se trasladada a Medellín. El edificio queda disponible para el colegio.  La Directora es Sor Judith Rivera.

Nueva modalidad académica en 1978, el Bachillerato Académico, aprobado por Resolución del 6 de agosto de 1979, para los dos ciclos de Secundaria. Últimas 12 Normalistas, el 26 de Noviembre de 1978.

El cambio de modalidad: “de Normal a Bachillerato Académico” se dio porque se constató, en los últimos años, la poca vocacionalidad pedagógica de las estudiantes.

Las primeras graduandas de la nueva modalidad, fueron 25 y recibieron su título el 1° de diciembre de 1979.

En 1980 se inician las clases de la Escuela con un total de 750 estudiantes y el Bachillerato con 315 repartidas en 8 grupos.

En 1991 toda la comunidad Educativa recibe con júbilo la noticia de la próxima fundación de una nueva Parroquia en el sector de cuatro esquinas, cercano al colegio (hoy Parroquia de la Santa Cruz).

Directora para el año 1980, Sor Ligia Bernal. En 1982, Sor Julia Arciniégas. De 1983 a 1985, Sor Eunice Mesa. De 1986 a 1991, Sor Martina Montoya. En 1992, Sor Alba Salazar. En 1993, Sor Fanny Ramírez.  En este año, el municipio de La Ceja opta por la diversificación de los colegios, los Padres de familia con las directivas del Colegio reflexionan la modalidad que quieren elegir: Bachillerato Comercial y Académico.

Del año 1994 a 1996, la Directora es Sor Paula Elena Quintero. De 1997 al  2000 la Directora es Sor Reina Amparo Lopera.

En el año 2001 la Directora de la Comunidad es Sor Nubia López y la Rectora del Colegio es Sor Francisca Grau. Del año 2002 al 2004   la Directora de la comunidad es Sor Paula Elena Quintero.  La Rectora del Colegio es Sor Mary Luz Gómez.

El 31 de enero del 2000 se oficializó el colegio; para ello se realizó una reunión, en la Escuela María Josefa Marulanda, con los padres de familia y con la Rectora del Colegio María Auxiliadora Hermana Reina Amparo Lopera, para dar los informes pertinentes respecto a la oficialización del colegio.

El 3 de febrero 2000 se realizó otra reunión de padres de familia con la presencia del Señor Gildardo Lopera, alcalde del Municipio; de la doctora Martha Cecilia Alzate, personera y el señor Hernán Agudelo, jefe de Núcleo. Cada uno se dirigió a la asamblea  desde el campo de su pertinencia para informar sobre el proceso iniciado de oficialización del colegio, haciendo las aclaraciones y observaciones del caso.

El  15 de febrero del 2000, se fusionan dos Instituciones: Colegio María Auxiliadora y Escuela María Josefa Marulanda, toma el nombre de Colegio María Auxiliadora con sus secciones Primaria y Bachillerato.

El 4 de agosto del 2000 se da el Convenio de Cooperación ayuda y asistencia. La comunidad Salesiana se obliga a aportar  la planta física  destinada a la prestación del servicio  educativo que hoy ocupa el Colegio María Auxiliadora en la vereda El Tambo y a permitirle al municipio el mantenimiento necesario y locativo que satisfaga la demanda estudiantil.

El 29 de enero  del  2001 se realizó una reunión informativa con la nueva administración con las debidas aclaraciones de concertación de las partes en lo que corresponde a la oficialización del colegio. En el mes de marzo, el señor Hernán Agudelo, Jefe de núcleo, visita la Institución para mirar el proceso de desarrollo del Colegio y permitir el funcionamiento específico de la parte oficial y de la parte privada.

En Octubre de 2003 se reúnen los padres de Familia que están interesados en iniciar con sus hijas el proceso de privatización iniciando con el grado primero, segundo y tercero de primaria y algunos en espera de mayor cobertura en los grados cuarto y quinto.

En diciembre de 2003, hubo matrículas del colegio Oficial y el privado.

En el 2004  Adriana María Vargas Vásquez, Jefe de Núcleo Educativo, fue delegada por parte de la Secretaría de Educación Departamental para la visita de nueva aprobación de los niveles Preescolar, Básica y Media. Esta visita tuvo éxito extraordinario, el colegio volvió a ser privado únicamente.

En diciembre de 2004 se efectuaron matrículas de Preescolar a undécimo.

En los  años 2005 y 2006  Sor Rocío Ramírez es la Directora de la Comunidad y la Rectora del Colegio. En el 2007 se da comienzo al Proceso de  Gestión de Calidad.  La Directora de la Comunidad es Sor Nelly Palacio García y la Rectora Sor Rocío Ramírez.

En el 2008 se obtiene la certificación de Calidad, otorgada por el Icontec.  La Directora de la Comunidad es Sor Alba Ruby Ocampo Ospina.

En el año 2009 la Directora de la Comunidad es Sor Fanny Ramírez. En el año 2010 la Directora es Sor Sandra María Ortiz.

Durante el año 2010 el colegio logró implementar el Aula Virtual como ayuda tecnológica en el uso de las TIC’S y mejora de las metodologías y estrategias educativas en los diferentes cursos.

Sor Rocío Ramírez fue Rectora del Colegio hasta el año 2012.

Del año 2011 al 2013 la Directora de la Comunidad es Sor María Dolores Upegui Gómez. En el año 2013 la Rectora es Sor Olga  Cecilia Giraldo  A.

En el 2014 la Directora de la Comunidad es Sor Gloria Consuelo Salazar Salcedo y la Rectora Sor Doris Marcela Bedoya Bastidas.

Con el trasfondo de una filosofía educativa clara, la del Sistema Preventivo de San Juan Bosco, la Institución se ha caracterizado desde sus orígenes por la participación permanente de todos los estamentos: padres de familia, profesores, estudiantes, comunidad religiosa en la toma de decisiones, en la vivencia de la solidaridad, el espíritu de familia y el ambiente de estudio, piedad y alegría impresos en todas las acciones del Colegio.  Con satisfacción puede decirse que para el municipio de La Ceja el Colegio ha sido y es un orgullo, por la educación integral que imparte desde sus orígenes, su proyección social y el servicio incondicional de toda su Comunidad Educativa.